Home / Piedras Preciosas / Significado de las Piedras Preciosas

Significado de las Piedras Preciosas

Las piedras preciosas también reciben el nombre de gemas, se forman en la corteza de la tierra y están dotadas de propiedades físicas  como su dureza, brillo, transparencia. Todas ellas luego que son extraídas se convierten en genuinas piezas de arte que servirán no solo para adornar a quienes las compran en forma de joyas, sino también serán valoradas por sus energías misteriosas.

En el mercado se pueden encontrar dos nomenclaturas, las piedras preciosas y las semipreciosas entendiendo que las primeras son todas aquellas preferidas para ser talladas en joyería por su belleza y dureza, como por ejemplo el diamante, rubí, zafiro y esmeralda. Dejando para el resto de las piedras el grado de semipreciosa sin dejar de alabar su belleza característica.

Según los escritos se dice que el hombre aprendió que las piedras poseían energía desde que tuvo conciencia, luego su experiencia fue pasada de boca en boca hasta llegar a nuestros días.

Las primeras piedras preciosas fueron utilizadas en los templos donde eran adoradas o adornaban la vestimenta o corona de algún dios, más tarde esas piedras pasaron a tener un lugar importante en la sanación de enfermedades tanto de la mente como del cuerpo.

Los romanos, egipcios y griegos creían que existían unas piedras que con su energía daban vida a otras, también afirmaban que sin estas piedras principales las otras no podían existir.

En cuanto al color de las piedras preciosa y su energía, cada una de ellas ejercerá su vibra sobre las personas según sus necesidades. Así cada color es clave para los rituales mágicos, ya que la relación psique cuerpo hará que el poder místico se genere en nuestras mentes y obre positivamente de la manera que se necesite.

Significado de las mejores piedras preciosas

Cuando se habla del significado de las piedras preciosas, esto se refiere a las propiedades espirituales conectadas con la energía que cada una de las piedras posee y es capaz de brindar para mejorar la salud y el alma.

Hay una serie de características que hacen que una piedra sea considerada preciosa, por ejemplo su belleza donde es de valor su color, brillo y su transparencia. También son importantes la dureza del mineral y su rareza que lo hacen único en el mercado y merecedor de la calificación de piedra preciosa.

Los minerales preciosos han sido valorados en todas la culturas, por ejemplo el jade para los chinos es considerado una piedra preciosa cuyo significado está relacionado con la nobleza, excelencia, tesón y de vida eterna.

Una de las leyendas chinas donde se da vida a la piedra de jade fue protagonizada por un artesano quien vio posarse a un fénix sobre una roca y pensó que la elección del ave estaba relacionada con la importancia de aquella piedra. Por lo que la tomó en sus manos y la llevó ante el rey quien la mandó a valorar con sus consejeros.

Pasado un tiempo la piedra fue reportada sin valor, por lo que el rey le mandó a cortar uno de sus pies por creer que se burló de él. Una vez fallecido el rey le sucedió su hijo volviendo el artesano a llevar la piedra al palacio, consiguiendo la misma respuesta de los consejeros, por lo que le cortaron el otro pie y lo sacaron de la ciudad.

Desconsolado el artesano se retira de la ciudad y llora tres días y tres noches sobre la piedra, un tercer rey hace suya la historia de la piedra y lo busca, ordenando que rompieran la piedra.

Los poderes espirituales conferidos al jade están centrados en la buena suerte, salud y fortuna. De hecho la gran mayoría de los empresarios chino tienen en su haber un jade para sentirse más positivo al momento de tomar una decisión importante que tenga que ver con sus negocios.

Pero el jade no solo tiene poderes místicos relacionados con la buena suerte, también se habla de poderes curativos atribuidos a este mineral relacionados con la salud de los riñones.

En cuanto a los egipcios y las piedras preciosas, se sabe que ya el ónix era utilizado como mineral como energía positiva para repeler el mal de ojo, por lo que era tallado y llevado personalmente como joya.

Los egipcios fueron los que más atesoraron el valor de las piedras preciosas en el campo espiritual, de hecho sus muertos eran enterrados con una piedra de cuarzo colocada en su frente porque se tenía la certeza que así el resplandor de la piedra iluminaría el camino a la vida futura.

La piedra Lapislázuli fue considerada preciosa en el Egipto antiguo, donde era utilizada solo por la realiza quien la colocaba en los ojos de las tumbas de los faraones y la combinaba con oro, creando hermosas estructuras combinadas.

Cleopatra llegó a usar el polvo de lapislázuli en sus ojos para sentir sus poderes de espirituales y aumentar la conciencia. Mientras que los bailarines llevaban esta piedra en el ombligo para aumentar la energía sexual.

Los romanos no se quedaron atrás con sus gustos pomposos con las piedras preciosas, exhibiéndolas en cualquier circunstancia. Su predilección a los rubíes, diamantes, esmeraldas, ópalos, ónices y otras piedras que eran usados en joyas, adornos o sellos.

Hasta los monjes budistas consideraron a las piedras preciosas material sagrado, eligiendo a la turquesa era símbolo de inmensidad tanto del mar como del cielo.

Comenzaremos hablando del rubí que atrae la buena fortuna y la salud, mientras que el diamante es considerado como protector de las malas vibras y portador de la prosperidad.

La esmeralda es otra piedra preciosa con un poder místico relacionado a la fertilidad y en el caso del zafiro su poder espiritual es elevar al espíritu para poder ver el futuro.

Las piedras preciosas fueron y seguirán siendo las preferidas en todos los tiempos, ya que su belleza y misterio abre el pensamiento a energías positivas, facilita la buena vibra en los negocios y pueden servir de amuletos para repeler el mal de ojo. Aunque también podrían usarse en cualquier oportunidad para exhibirlas como joyas hermosas.

[Total:1    Promedio:5/5]
This div height required for enabling the sticky sidebar