Home / General / Significado de las Piedras Protectoras

Significado de las Piedras Protectoras

Las piedras protectoras o de protección tiene la función de brindar buenas energías a quien las tenga en su poder. Tal vez se vea como un mito el uso de las piedras protectoras, pero es importante saber que todas ellas tienen en su haber facultades místicas que pueden mejorar la energía de rodea a cada persona haciéndola mejor y más llevadera.

No es fácil decir que las piedras protectoras tienen una energía de protección en su alrededor, que es beneficiosa para las personas que las portan, alejando cualquier maleficio de su entorno.

Esta energía no es medible, tan solo es manipulada mentalmente por los practicantes de la medicina holística, logrando a través de su fe la sanación de enfermedades o sencillamente logrando la protección ante energías oscuras.

Lo que sí es bien sabido es que desde tiempos antiguos diversas son las culturas que se han valido de las piedras protectoras o de protección para lograr escapar de los maleficios.

Es algo confuso pensar que las piedras protectoras puedan emanar energía, pero si consideramos que ellas son materia y que la materia en su interior está compuesta por moléculas que están en un mínimo movimiento por ser sólidos, entonces entenderemos que evidentemente hay algo de energía en ellas.

La pregunta siguiente es saber cuáles son las piedras protectoras que emanan energía positiva protectora en presencia de energía negativa y muchos son los artículos que recomiendan tal o cual piedra según la característica de cada signo zodiacal, a continuación, se darán algunas recomendaciones para cada signo.

Las piedras protectoras y los signos del zodiaco

Para las personas de Aries las piedras protectoras son la amatista, ojo de tigre y el cuarzo rosado.  Mientras que para los leoninos la cornalina ayuntara las malas vibras de su entorno.

Los nacidos bajo el signo de Cáncer deberán tener siempre consigo el zafiro con el que tendrán garantizado una protección continua.  En cambio, los gemínanos deberán buscar la ágata para poder contrarrestar las malas vibras.

Si se trata de los nacidos bajo la influencia de Tauro es necesario que busquen las piedras de venturina, ágata o cuarzo rosa para sentirse armónico con el medio que los circunda.

La piedra de jaspe rosado es la protectora de los nacidos bajo el signo de Virgo, ayudando a mantener a raya las malas vibras del ambiente; mientras que el cuarzo rosa y la malaquita son las piedras protectoras de los nacidos bajo el signo de Libra.

La piedra protectora obsidiana es la recomendada para los representados por el signo de Escorpio, guardándolos de malas al emprender nuevos retos. Las piedras de malaquita y amatista protegerán a las personas regidas por Sagitario dándole mucha sabiduría en momentos de malas vibras.

La piedra protectora de los capricornianos es el ónix, brindándole mucha estabilidad en momentos difíciles.

Por ultimo las piedras turquesa y fluorita les brindarán protección segura a los nativos bajo el signo de acuario; mientras que Piscis será protegido por la amatista.

Es importante saber en qué momentos estamos circundados de malas vibras, para saber cómo atacarlas y no dejar que se apoderen de nuestra felicidad.

Se podría decir que hay ciertos elementos en nuestra vida que denotan malas vibras, por ejemplo el mal genio constante con signos de irritabilidad por cualquier cosa, la depresión y el desasosiego que llevan a no tener ganas de hacer nada,  dificultad para relacionarse con las personas que lleva a derrotarse con facilidad, dolor de cabeza sin causa alguna producto del decaimiento físico y por último discusiones en el lugar de trabajo o en el hogar.

Si algunas o gran parte de las condiciones anteriores se experimentan en un momento determinado, es probable que las malas vibras están presentes en el entorno donde se encuentre la persona.

Las piedras de protección o protectoras se encargarán de ayudar a estabilizar la energía positiva en el entorno de las personas que la tengan en desequilibrio. Estas piedras se pueden colocar en las habitaciones, también puede llevarse en forma de joya (anillo, gargantilla, pulsera o llavero), mientras que los especialistas en la parte mística recomiendan que es mejor utilizarlas mediante meditaciones.

Hay ciertas indicaciones en el caso de querer llevar las piedras de protección o protectoras en forma de collar, caso en el cual la punta de la piedra debe llegar muy cerca del corazón que es el centro energético de las personas. Efectivamente en el cuerpo donde sean colocadas ejercerán su protección continua.

Las piedras de protección o protectoras tienen que ser limpiadas periódicamente para recargar y mantener su energía viva, para lo que se recomienda sumergirlas en agua salada bien sea de mar o de sal marina durante toda la noche.

Las piedras protectoras o de protección antes de ser usadas deben activarse sencillamente exponiéndolas a la energía del sol y de la luna durante 48 horas, teniendo cuidado de no dañarlas con la luz fuerte del sol.

También existe un ritual determinado para programar a las piedras protectoras o de protección, colocando la piedra en la frente entre ambos ojos y diciendo durante siete días cual es la función que se quiere que cumpla para la persona en cuestión.

Otra de las recomendaciones de los expertos en protección con piedras, recomienda enterar en la tierra durante 30 días cualquier piedra protectora que se rompa, de manera que pasado este tiempo se descargará la mala vibra absorbida por la piedra y quedarán las dos mitades limpias para volver a utilizarla. 

Dentro de las diferentes protecciones que logran emitir algunas piedras protectoras se sabe que, por ejemplo el ambar aparta los males negativos,  el coral aparta la envidia y el egoísmo, el cristal de cuarzo capta los bloqueos energéticos, el jade repelen las energías negativas, la magnetita aleja cualquier mala vibra de enfermedades, el ojo de tigre repele la negatividad que fomenta la baja autoestima y la turmalina negra aparta el poder del mal de ojo.

Las piedras protectoras o de protección son muy utilizadas en todo el mundo, ya sea por superstición o creencia mística, lo cierto es que cada vez más personas las buscan como amuletos activos.

Para las personas de Aries las piedras protectoras son la amatista, ojo de tigre y el cuarzo rosado.  Mientras que para los leoninos la cornalina ayuntara las malas vibras de su entorno.

Los nacidos bajo el signo de Cáncer deberán tener siempre consigo el zafiro con el que tendrán garantizado una protección continua.  En cambio, los gemínanos deberán buscar la ágata para poder contrarrestar las malas vibras.

Si se trata de los nacidos bajo la influencia de Tauro es necesario que busquen las piedras de venturina, ágata o cuarzo rosa para sentirse  armónico con el medio que los circunda.

La piedra de jaspe rosado es la protectora de los nacidos bajo el signo de Virgo, ayudando a mantener a raya las malas vibras del ambiente; mientras que el cuarzo rosa y la malaquita son las piedras protectoras de los nacidos bajo el signo de Libra.

La piedra protectora obsidiana es la recomendada para los representados por el signo de Escorpio, guardándolos de malas al emprender nuevos retos. Las piedras de malaquita y amatista protegerán a las personas regidas por Sagitario dándole mucha sabiduría en momentos de malas vibras.

La piedra protectora de los capricornianos es el ónix, brindándole mucha estabilidad en momentos difíciles.

Por ultimo las piedras turquesa y fluorita le brindaran protección segura a los nativos bajo el signo de acuario; mientras que Piscis será protegido por la amatista.

Es importante saber en qué momentos estamos circundados de malas vibras, para saber cómo atacarlas y no dejar que se apoderen de nuestra felicidad.

Se podría decir que hay ciertos elementos en nuestra vida que denotan malas vibras, por ejemplo el mal genio constante con signos de irritabilidad por cualquier cosa, la depresión y el desasosiego que llevan a no tener ganas de hacer nada,  dificultad para relacionarse con las personas que lleva a derrotarse con facilidad, dolor de cabeza sin causa alguna producto del decaimiento físico y por último discusiones en el lugar de trabajo o en el hogar.

[Total:1    Promedio:5/5]
This div height required for enabling the sticky sidebar