Home / Piedras Semipreciosas / Significado de la Turquesa

Significado de la Turquesa

Cuando escuchamos la palabra “turquesa” pensamos en un color, pero la verdad es que la piedra turquesa es eso, un mineral con un tono que oscila entre el azul y el verde. Pero, ha sido su tonalidad lo que ha convertido a esta piedra en una atracción para muchas personas.

Esto no ha sido algo novedoso; en realidad, desde hace milenios esta preciosa piedra era valorada por muchas culturas, aunque se encuentra mayormente en las zonas desérticas. El proceso de extracción es bastante curioso: se hace manual, y ello le confiere más valor a la piedra turquesa.

La palabra “turquesa” significa “piedra turca”, y se le designa de este modo porque fueron los turcos, principalmente los mercaderes, quienes la llevaron hasta Europa, atravesando la Ruta de la Seda. Desde ese entonces, la piedra turquesa se posicionó como un mineral muy estimado.

La piedra turquesa tiene un uso amplio en el campo de la joyería. Son pocas las personas que pueden resistirse a la belleza de su color. Es muy usada en las joyas de plata.

La turquesa que gana más respeto entre los joyeros es aquella que procede de Irán, sin embargo, existen otros lugares en lo que también se encuentran yacimientos importantes de esta hermosa piedra, tales como Rusia, Uzbekistán, Australia, Estados Unidos y en Chile.

Usos de la piedra turquesa

Desde la época Antigua esta piedra ha sido usada, no solo como un elemento decorativo o hermoso, sino que ha estado vinculada con el mundo divino. Existen registros en los que se menciona que la turquesa era usada para contactar con los dioses, de modo que se usaba principalmente como un amuleto.

En el caso de las tribus primitivas de Estados Unidos, estas usaban la piedra para hacer pinturas a las cuales conferían poderes mágicos, guiados por la creencia de que así podrían invocar a la lluvia, o cuidar las almas de los seres queridos que habían partido. También era una gema que por su preciosidad era ofrecida a los dioses como una ofrenda.

Pero, esto no ocurría solamente con las tribus de Norteamérica, ya que en el Perú también era atesorada, solo que se le conoce con el nombre de crisocola.  Para los aztecas, la piedra turquesa era conocida con el nombre de “Piedra de los dioses”.

Muchas leyendas aseveran que esta piedra era un símbolo que atraía la suerte. Así, Cristóbal Colon y otros conquistadores la llevaban consigo para que todos sus proyectos fuesen exitosos. En la actualidad, los turcos y los árabes llevan esta piedra con ellos para tener suerte.

Ahora bien, debemos hacer un reconocimiento sobre las diferentes clases de piedras turquesa que existen, así, en caso de querer llevar una, sabremos por cuál optar.

Existe una turquesa que es natural, esta es la que se extrae de la mina y se corta, sin darle tratamientos adicionales. Estas piedras en su forma natural pueden reforzar su color a medida que pasa el tiempo. Mientras más azul sea, su valor será mayor.

También podemos encontrar en el mercado una turquesa que estabilizada, es decir, se trata también de una piedra en su forma natural, pero que ha sido extraída hace mucho tiempo de la mina y conserva su color. Estas piedras no se cortan en gemas diminutas, sino que son cortadas en partes grandes.

La turquesa tratada también es conocida como turquesa de tiza, o turquesa suave. Esta turquesa sí ha recibido un tratamiento, usualmente con resina clara o con ceras, con el propósito de hacer lucir su color más intenso. Su superficie también es pulida. Por supuesto, esta turquesa tiene un costo mucho más bajo que la turquesa estabilizada o la natural.

Otra turquesa que podemos encontrar es la reconstituida, la cual se fabrica usando turquesas de tiza, las cuales son unidas con resina y posteriormente se le aplican colorantes. Estas son muy usadas en la joyería para elaborar algunas prendas. Es una de las turquesas más económicas que existen. De igual modo, se pueden fabricar usando polvo de la piedra turquesa, pero compactado con presión y calor.

Por supuesto, también es posible encontrar una turquesa de imitación, que, tal como su nombre indica, no se trata del mineral en sí, sino de otros materiales a los cuales se les ha aplicado la coloración. Muchas veces se elaboran usando calcita y magnesita. Esta piedra se usa más que todo para la elaboración de prendas de bisutería.

Lo importante en todas estas turquesas es conocer de qué material están elaboradas o de cuál se trata. No se trata de un fraude si se informa al comprador de la pieza que está adquiriendo.

 Este mineral, en su forma más pura, tiene propiedades curativas que son muy deseadas. Por ejemplo, se dice que tiene la capacidad de ayudar a que los tejidos se regeneren y que el sistema inmune se fortalezca. En estos casos, conviene llevarla como un collar. Algunas personas que padecen enfermedades inmunológicas llevan las piedras turquesas como colgante.

Significado de la Turquesa

Las personas que padecen de trastornos alimenticios, como el caso de la anorexia, también puedan usar esta piedra para absorber más rápido los nutrientes de los alimentos. También es usada para disminuir la fiebre y combatir infecciones.

Esta piedra también permite calmar los dolores o calambres. Quienes padecen enfermedades inflamatorias la usan mucho. Algunas afecciones también pueden mejorar, sobre todo las respiratorias, tales como el asma o la bronquitis.

No obstante, su campo de acción no es solamente físico, ya que también puede actuar a nivel espiritual. Esta piedra es capaz de protegernos de cualquier peligro o riesgo.

Muchas personas que viajan a regiones de conflictos, periodistas o aventureros, suelen llevar una turquesa. Entre otros usos, tiene un fin muy hermoso: fortalecer el amor. Si se obsequia una piedra turquesa a quien se ama, el lazo será mucho más fuerte y armónico.

Son muchas las leyendas que hermosas que dan muestra de la preciosidad de la piedra turquesa, ya que mientras más intenso esté su color, más vivo son nuestros sentimientos.

La piedra turquesa también nos ayuda a crecer y evolucionar como personas, encontrando un equilibrio entre nuestras emociones, puede disipar nuestros temores e inseguridades y nos da protección contra cualquier hechizo maligno. Es, verdaderamente, una preciosa gema. 

[Total:1    Promedio:5/5]
This div height required for enabling the sticky sidebar